Informe de la UNODC muestra disminución de cultivos de coca y Viceministro Mamani destaca su valor cultural y medicinal

En el Salón Tiwanaku del Ministerio de Relaciones Exteriores, el martes 31 de octubre se realizó la presentación del “Informe de Monitoreo de Cultivos de Coca 2022”, que fue elaborado en colaboración entre la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y el Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia, con el respaldo financiero de la Unión Europea.

Este evento contó con la destacada presencia de autoridades del Estado Plurinacional de Bolivia, de Naciones Unidas y de la Comunidad Internacional.

Durante la presentación, se revelaron datos importantes, como la fluctuación en la superficie de cultivos de coca. En el año 2022, hubo una disminución del 2% con respecto al 2021, lo que significa que la superficie reportada pasó de 30,500 hectáreas en 2021 a 29,900 hectáreas en 2022. En cuanto a la superficie racionalizada y/o erradicada de cultivos de coca, el Gobierno de Bolivia informó una extensión de 10,260 hectáreas, lo que representa un incremento del 8% con respecto al 2021. La UNODC validó el 11.8% de la superficie total reportada a través de su apoyo en las tareas de erradicación y/o racionalización y el análisis de la información georreferenciada proporcionada por las contrapartes nacionales.

El monitoreo de las Áreas Protegidas afectadas por cultivos de coca reveló una disminución del 4%, especialmente en el Área Natural de Manejo Integrado Nacional Apolobamba, con un 35%, y en las Áreas Naturales de Manejo Integrado Cotapata y Madidi, ambas con un 21%. Por otro lado, se registraron incrementos en el Parque Nacional Carrasco, con un 18%, y en el Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Nacional Amboró, con un 26%. En 2022, se monitorearon 29 hectáreas de coca en este último, incluyendo las 20 hectáreas mencionadas previamente en los medios de comunicación.

En el evento, el Viceministro de Relaciones Exteriores, Freddy Mamani, destacó la importancia de reconocer los beneficios para la salud que la hoja de coca puede ofrecer, enfatizando que “coca no es droga”. Esta declaración subraya la perspectiva que busca distinguir entre el uso tradicional y legítimo de la hoja de coca en la cultura boliviana y las actividades ilícitas relacionadas con el narcotráfico.

Finalmente, el Representante de UNODC en Bolivia ofreció valiosas recomendaciones para el fortalecimiento de las medidas de control de la expansión de los cultivos excedentarios de coca, además de escalar proyectos de desarrollo rural integral considerando la disminución de los precios de comercialización de la hoja de coca en Bolivia y respetando las decisiones de los productores de coca.

También pidió el fomento a la colaboración mutua en la estimación de la precisión en la interpretación de cultivos de coca, avanzar en el Estudio sobre los factores de Rendimiento promedio de los cultivos de coca en Bolivia para actualizar estos factores y calcular los volúmenes de producción estimada de hoja de coca y continuar con el desarrollo del Estudio sobre los factores de conversión coca-cocaína en Bolivia para actualizar los mismos y estimar los valores de producción potencial ilícita de estupefacientes extraíbles de la hoja.

Comparte esta Noticia en sus Redes Sociales